LIGA DE FÚTBOL ARQUITECTÓNICO TEMPORADA 2007-2008
 

3ª Jornada. 9 de Febrero de 2008

ARQUITECTOS VALENCIA C.F. 1

ARQUITECTOS ALBACETE C.F. 0

 

ORDEN Y VICTORIA


EL EQUIPO VALENCIANO SE ALIÓ CON LA DIOSA FORTUNA Y DOBLEGÓ EL ÍMPETU DE LOS ALBACETEÑOS

FORMACIONES

ARQUITECTOS ALBACETE C.F.

ARQUITECTOS VALENCIA C.F.

BERNAT FERRER JAVIER
PEPE MASCAGNI CARLOS LLOPIS
JUAN RUESCAS LALO
LEO SANTIAGO
BLAS AROCA PACO JUAN
ÁNGEL MASCAGNI TOTE
BENITO VICENTE CORELL
CÉSAR ARMANDO
JOSÉ JOAQUÍN DE HARO (JJ) PABLO
ÁNGEL MILHOJAVIC PATXI
FERNANDO VALENCIANO GUILLERMO
PEDRO PANADERO JAVI ROVIRA
JULIÁN (Yuyi) RAFA ARLÉS
TOMÁS SALTO TONI ROCAMONDE
JESÚS MORAGA ISMAEL
ESTEBAN (senior) SALVA
TONI PEPE
JOSÉ LUIS GARCÍA

 

ESTEBAN (junior)  
AGUSTÍN ESPARCIA (Trainer)  

GOLES

Segunda parte 

1 - 0     (m 28).- En el centro del campo, Toni para un balón con el pecho, acomodándoselo con el brazo, para lanzar un pase en profundidad a Pepe, que encara con rapidez la portería; Tomás le traba por detrás, derribándolo dentro del área grande, y el colegiado señala la pena máxima. El penalti lo ejecuta Patxi, abriendo el marcador. 

ARBITRO

Dirigió el encuentro el colegiado (?) designado al efecto por el Colegio Valenciano de Árbitros. 

Se tragó la mano de Toni en la jugada que originó el penalti. Fue muy protestado por los visitantes en diversos lances del juego por los criterios de parcialidad con que tomaba las decisiones.

Sacó tarjeta amarilla a César Mínguez por sus reiteradas recriminaciones.

CAMPO Y METEOROLOGÍA

Se inició el encuentro a las 12.00 h. 

El partido se disputó en el campo de hierba artificial de las instalaciones deportivas de la Universidad Politécnica de Valencia, que se encontraba bien conservado y algo desgastado por el uso 

Los vestuarios estaban limpios y bien conservados, con dimensiones justitas para tanto elemento. Duchas suficientes, en buen estado de funcionamiento, con mezcla automática de agua fria-caliente..

Mañana radiante y con buena temperatura para la práctica del balompié. Viento en calma.

INCIDENCIAS Y ANÉCDOTAS

            La expedición albaceteña hizo parada en Almansa, no para recoger a Joaquín Alcocel, que disculpó su ausencia en esta cita; si no, para el anhelado “bocata” con sus complementos, del restaurante Los Rosales. 

            El pluriempleo del cancerbero Antonio Aroca, le ocasionó una lesión de última hora, dejando “colgado” a su equipo. La rápida reacción de la Secretaria Técnica del Club encontró sustituto en la figura del guardameta mallorquín Bernat Ferrer - estudiante de arquitectura - que llegó tarde al encuentro.

            Nuevo fichaje como jugador-arquitecto en el cuadro albaceteño. Fernando Valenciano tuvo sus primeros minutos como futbolista del A.AB.C.F. 

            Los guías de la expedición no atinaban en encontrar el camino adecuado para acceder al recinto universitario. Le costó dar más de una vuelta al autobús. 

            Presencia apreciada, en la grada, de Alfonso Mascagni, antiguo integrante de la plantilla del A.AB.C.F. y residente en Valencia. 

            “Rebote” de Ángel Milhojavic con el mister Esparcia, cuando esté intentó escamotearle su tiempo de juego pactado. Le amenazó con reivindicar más minutos. 

            Parada inexcusable en Alboraya para tomar una dosis de la “mejor horchata del mundo”, acompañada de exquisitos fartóns. En esta ocasión, la horchatería visitada fue Els Sariers, de mucha raigambre local. 

            La falta de megafonía en el autobús y la incomparecencia de Emili’Ete, impidieron la emisión del programa radiofónico-deportivo y la sección musical de Jesús Moraga “Moraguita”.

TIEMPO GASTRONÓMICO

          Los anfitriones, conocedores de la afición de los manchegos a disfrutar de los aires marinos, organizaron - Camilo en la sombra - la comida de confraternidad en el restaurante La Ferradura, en la playa de La Patacona, ubicado en su nueva sede, del litoral totalmente remozado por el efecto de la Copa América, que ha pasado de su antigua condición de chiringuito playero a restaurante clasificado.

          Las mesas estaban montadas en la terraza, cuyas pérgolas proporcionaron a los comensales un ambiente de sol y sombra. 

            El menú ofrecido estuvo compuesto de cuatro sabrosos platos “marineros” de entrantes al centro y una genuina paella valenciana que llegó fría a la mesa. Todo regado con refrigerantes jarras de cerveza - servidas con cierta cicatería - y tinto riojano El Coto. Platos comunitarios de dulces y helados, café y copa, el que la pidió. 

            En la charla de sobremesa, Ángel Milhojavic aprovechó el momento para comunicar la idea que tienen los organizadores - Albacete - de celebrar la XXVIIª Copa de Fútbol Arquitectónico aprovechando una ventajosa oferta de crucero por el Mediterráneo.

COMENTARIO 

          Sobrepasada la hora prevista para el inicio del encuentro y apremiados por el colegiado, se puso el balón en juego sin que los albaceteños dispusiesen de guardameta - el defensa Juan Ruescas tuvo que asumir, provisionalmente, ese papel -, ni contar con la presencia de su director de orquesta (Sr. Esparcia) que se encontraba, aún, despistado en el vestuario, haciendo recuento de jugadores y cábalas de cambios para que no se le enfaden los elementos más bravíos de la abundante plantilla que se presenta últimamente a las convocatorias. 

            Los valencianos también dispusieron de abundancia de banquillo - el encuentro se jugaba en casa - con su grupo histórico de jugadores y otros de más reciente incorporación que contribuyen a bajar la media de edad.

            En los primeros lances del juego se vio al cuadro local bien situado en la cancha, con sus jugadores muy atentos a lo que acontecía en la parcela de terreno que tenían asignada; en tanto que, los manchego, organizados (?) en líneas, iniciaron un juego impulsivo, pero poco cohesionado con movimientos de balón canalizados con criterios excluyentes que impide participar activamente en el juego a algunos de sus elementos, dilapidando sus fuerzas en movimientos en falso y originando jugadas reiterativas de fácil previsión para ser neutralizadas por los oponentes. Con este panorama, hasta el zaguero José Luis se aventuró - dado su excelente estado de forma - a intentar alguna jugada individual de ataque, que no iba más allá del centro del campo, por la contundencia con que se empleaban los valencianos para frenar su avance.

            Sólo se crearon dos ocasiones de gol en la primera parte: el disparo de Toni, que rozó el larguero de la portería albaceteña y el cabezazo de Jotajota que lamió el palo horizontal del marco valenciano. 

         Los cambios masivos que el mister Esparcia realiza llegada la segunda parte, mejoró la eficacia defensiva de los suyos, potenciando la línea media y agilizando la zaga con la presencia de Tomás, que progresaba con soltura por su banda, en acciones de apoyo y ataque que dieron lugar a varias ocasiones que ni Julián pudo culminar, por la vigilancia a que estaba sometido; ni Esteban (junior) se mostraba capacitado para hacerlo con sus incontrolados movimientos de saltimbanqui, que le impedían serenar el balón y elaborar juego productivo.

          Los locales, por su parte, mantenían el orden con un juego pausado y eficaz, manteniendo la pelota en su poder con pases sencillos que les permitan avanzar con comodidad ante la, cada vez más débil respuesta de los manchegos, que se iban agotando en su inoperancia.

            El gol - de penalti - conseguido por los valencianos, pasado el ecuador de la segunda parte, en habilidosa y discutida jugada, provocó la defunción física y sicológica de los albaceteños, que sólo mostraron fuerza para increpar y enfurruñarse con el arbitro.

 

Abilio