LIGA DE FÚTBOL ARQUITECTÓNICO TEMPORADA 2004-2005

3ª Jornada. 15 de Enero de 2005

ARQUITECTOS TOLEDO C.F. 3

ARQUITECTOS ALBACETE C.F. 1

 

ENGORDAR PARA MORIR

EL GOL DE EMILIO Y UN FÉRREO "CATENACCIO" ALBACETEÑO MANTUVIERON EN VILO EL RESULTADO HASTA MEDIADA LA SEGUNDA PARTE

FORMACIONES

ARQUITECTOS ALBACETE C.F.

ARQUITECTOS TOLEDO C.F.
ESTEBAN JOSÉ
TONI MEDINA DAVID
BECERRA CARNICERO
BENITO CÉSAR
ÁNGEL MASCAGNI EUSEBIO
MIGUEL ÁNGEL RESUELA
TOMÁS RAUL
JOTAJOTA CHEMA BOBO
CÉSAR PAULINO
ÁNGEL MILHOJAVIC RAFA TELLO
AURELIO CARLOS CANO
EMILIO FERNANDO AÑÓN
  MONTI
  MIGUEL "NIÑO"
ESPARCIA (trainer) EMILIO (dique seco)
 

GOLES

Primera parte

0 - 1 (m 15). Jugada iniciada en el centro del campo con pase de César a Toni Medina que se interna por la banda derecha, centra a puerta, remate de Aurelio, rechaza el portero y Emilio, que en esfuerzo titánico subió al área acompañando la jugada, conectó un certero disparo, colocando el esférico en la red. (Su júbilo fue tal, que no cabía en sí de gozo).

Segunda parte

1 - 1 (m 20). Pase de Raúl desde el centro del campo que controla Monti, lanzando un disparo que bate por abajo al meta Esteban.

1 - 2 (m 37). Rechace en el área chica de la defensa visitante que Fernando Añon, emulando un lance de voleibol, introduce con el brazo (la mano del diablo) el balón en la portería albaceteña.

1 - 3 (m 39). Jugada por la banda izquierda entre Paulino y Resuela con centro al área que remata, esta vez correctamente, Fernando Añón a gol.

ARBITRO

El exprofesional colegiado Ángel Palomo Gómez se encargó de dirimir en el encuentro, lo que hizo con buen oficio. Fue recriminado por el segundo gol de los locales; pero se mantuvo impertérrito y lo dio cómo bueno.

CAMPO Y METEOROLOGÍA

En el campo municipal de Argés, localidad situada a 6 km al sur de la ciudad imperial, se disputó este encuentro de la tercera jornada de la liga. Cancha de dimensiones apropiadas con manto de césped artificial relleno de granulos de caucho, algo seco, pero apto para la buena práctica del balompié. Nota negativa para los vestuarios, por su reducida dimensión, deficiente equipamiento y lamentable estado de conservación. Los jugadores tuvieron que hacer malabarismos para evitar caer en la laguna que había en el suelo.

Ligera veladura de nubes que filtraban un tenue sol de invierno, formaron la cúpula celeste bajo la que se celebró el partido. Tiempo fresquito pero ideal para neutralizar los calores de la brega futbolera. Viento en calma.

INCIDENCIAS

Una vez más, desbandada general en el cuadro albaceteño para asistir a los desplazamiento. Once justitos (Mister Esparcia aparte), con mayoría de veteranos y sin portero, se presentaron en La Veleta. A eso de las ocho y media de la mañana, con buen ánimo, emprendieron viaje en el bus de Javier Montoya hacia la Ciudad Imperial. Parada en El Romeral para tomar el anhelado bocata mañanero.

Durante el trayecto se pudo observar a un miembro de la directiva agarrado al teléfono intentando reclutar a algún otro jugador. Este era Toni Medina, que reside en Madrid, quien demostrando una voluntad y amor por los colores del equipo, que a muchos otros les falta, cogió a la familia - ¡a ver que remedio! - y se presentó en Argés para arrimar el hombro.

Emilio, pionero jugador del cuadro toledano, sigue arrastrando la lesión que se produjo en el campeonato de copa Tenerife 2004 y tuvo que presenciar el encuentro desde la grada. Deseamos su pronta recuperación.

TIEMPO GASTRONÓMICO

Para celebrar el "tercer tiempo" se hizo un corto desplazamiento (3 km) hasta Layos. El restaurante elegido fue El Mulato, donde el grupo tomó asiento; no sin ciertas dificultades, porque el local estaba abarrotado (lo que parecía un buen presagio).

Tras unos frugales entremeses, se sirvió un COCIDO en la más genuina ortodoxia gastronómica, presentado en cuatro "golpes": Sopa / Garbanzos / Verdura / Carnes. Pantagruélico repaso que dejó noqueados los estómagos de los comensales, empero muy agradecidos. (Alta puntuación a los anfitriones en este apartado).

COMENTARIO

En los prolegómenos de este derbi regional, con los dos equipos calentado "motores" ya se podía apreciar que su régimen de revoluciones era diferente. La edad del cuerpo.

El cuadro albaceteño, diezmado en efectivos y añoso en demasía, era consciente de que no podía permitirse ligerezas de juego y situó a sus futbolistas en posiciones que presagiaban una clara vocación defensiva. Atrincherados en doble línea, con Esteban de portero (que se está ganado el puesto).

La escuadra toledana, que rezumaba juventud y oficio por los cuatro costados, se lanzó al asalto de la muralla azul (esto por el color de la indumentaria) con la confianza de que pronto perforarían el marco contrario. Pero eso no iba a ser así.

Los de Albacete se empleaban con una concentración en el juego y una voluntad de lucha, que neutralizaban con eficacia, el reiterado asedio de los locales, que intentaron desde todos los ángulos y con toda clase de golpes (al balón) superar las líneas contrarias.

Mediada la primera parte surgió lo inesperado: en un rápido y bien conducido contragolpe, el veterano reservista Emilio, reivindicándose así mismo, conseguía el gol que adelantaba en el marcador a los del llano. Circunstancia, esta, que aumentó la confianza en unos y la inquietud en los otros.

En la segunda parte se repitió el planteamiento de juego. Pero el esfuerzo con que se aplicaban los contendientes empezó a hacer mella en el cuerpo y testuz de los albaceteños, hasta que mediada la segunda parte, se produjo el segundo gol del encuentro, ahora a favor de los de Toledo.

El empate produjo dudas y mermó esperanzas en los visitantes; sin embargo, mantuvieron prietas las filas hasta que llegó el infortunado gol de Fernando Añón, que tan generosa cómo injustamente concedió el colegiado. A partir de aquí comenzó a aflorar la levedad humana en algunos elementos del cuadro visitante, facilitando el asalto enemigo, dispuesto a conseguir un apreciable botín de goles. El tiempo, siempre inexorable, se lo impediría.