LIGA DE FÚTBOL ARQUITECTÓNICO TEMPORADA 2004-2005

1ª Jornada. 6 de noviembre de 2004

ARQUITECTOS ALBACETE C.F. 4

ARQUITECTOS CIUDAD REAL C.F. 2

 

SE ACABÓ LA SEQUÍA


EN UN DISPUTADÍSIMO DERBY MANCHEGO, LOS ALBACETEÑOS SE REENCONTRARON CON LA VICTORIA.


FORMACIONES
 

ARQUITECTOS ALBACETE C.F.

ARQUITECTOS CIUDAD REAL C.F.
ANTONIO JOSÉ LUIS
PEPE MASCAGNI CARLOS
BECERRA MANUEL
BENITO DAVID
JOSÉ LUIS PASCUAL
LEO NANO
ÁNGEL MASCAGNI LEÓN
JULIÁN BERNALTE
CÉSAR NAVAS
TOMÁS SALTO CLEMENTE
ÁNGEL MILHOJAVIC DIEGO (junior)
ESTEBAN MANCY
JOAQUÍN TINO
EMILIO ÓSCAR
AURELIO OCAÑA
ESTEBAN (junior) JESÚS PABLO (trainer)
PEÑA FRAN MORILLO (*)
BLAS PACO SIMAL (*)
TONI  
ESPARCIA (trainer)  

(*) No asistieron, pero se les echó en falta.

GOLES

Primera parte

1 - 0 (m 30). Pase en profundidad de Leo, que Julián, de espaldas a la portería, y fintando a un defensa, lanza una vaselina, a media vuelta, que supera al guardameta.

2 - 0 (m 45). Veloz internada, superando a la defensa, de Esteban Jr. por la banda izquierda, centro muy templado al área que recoge Julian, con disparo en semifallo que recupera Aurelio y coloca en las mallas.

Segunda parte:

2 - 1 (m 55). Despiste de la defensa local que permite un centro paralelo a la línea de fondo, que aprovecha Diego Jr. para conectar un limpio testarazo y acortar distancias.

3 - 1 (m 60). Servicio de César a Benito, en mitad del campo contrario, quien conecta un providencial tiro parabólico, ajustado a la cepa del poste.

3 - 2 (m 39). Rápido contraataque, de los de Ciudad Real, con centro ajustado de Navas a la cabeza de Diego Jr., quien vuelve a acortar distancias.

4 - 2 (m 75). Golpe franco, desde fuera del área grande, que ejecuta Leo, con marcado toque arquitectónico, traspasando el marco visitante.

ARBITRO

Se hizo cargo de dirimir la contienda el arbitro titular Miguel Ángel Palacios que por su experiencia en estas lides, se ha convertido en el fiel de una balanza que siempre quiere dejar en equilibrio, consecuencia de sus decisiones.

CAMPO Y METEOROLOGÍA

Aún no han fructificado las buenas relaciones entre el I.M.D. de Albacete y el A.AB.C.F. y la saturación de los campos municipales hizo que se tuviese que recurrir, una vez más, a la Peña Melegriz para disputar en su campo el partido; que, de justicia es decirlo, se encontraba bien cuidado y en muy buenas condiciones para el desarrollo del juego. Su localización y acceso todavía ofrece dificultad para algunos y para el autobús.

Comenzó el encuentro a última hora de la mañana, con la improvisada presencia de un grupo de parapentistas dirigidos por el jugador local Tomás Salto, que hizo varias pasadas rasantes sobre el terreno de juego, sin atreverse a aterrizar en él.

El cielo estuvo todo el tiempo cubierto, con temperatura adecuada y ausencia de viento

TIEMPO GASTRONÓMICO

El tiempo de yantar tuvo lugar en los salones del Hotel Universidad donde se montó una mesa ceremonial en forma de U que se completó, a rebosar, por los participantes; y en la que se sirvieron abundantes manjares, muy alabados, acompañados de las populares "claras" y vino de la tierra, al que se le puso algún que otro reparo, que la Junta Directiva trasladó al maître. Como plato fuerte se saborearon unos gazpachos manchegos con carne de caza, que a más de uno se les resistieron. De postre los afamados Miguelitos de La Roda. Después de la sobremesa, regada con copas a go-go, se despidió efusivamente al equipo visitante y se montaron: la tertulia nostálgica y las viciosas partidas de truque y dominó.

COMENTARIO

Faltó equipación para poder vestir a la avalancha de jugadores locales que se presentó en el campo para jugar de titulares indiscutibles; lo que provocó, en el mister Esparcia, un estado de nervios y ansiedad por el que no atinaba a formar un equipo de salida, en el que se pudo observar la incorporación de algunos elementos, que aunque ya son conocidos en la escuadra albaceteña, no suelen ser habituales. Entre ellos algún retoño de los "veteranísimos" que, muy a pesar suyo, van dejando paso a los jovenzuelos.

En el cuadro de Ciudad Real también se notó mucho dinamismo en la plantilla, con abundancia de gente joven, fruto de la dedicación que prestan a este menester sus más ínclitos barandas: Jesús Pablo, el mister, -menos chillón que de costumbre-; y Clemente, el patriarca.

Los locales posicionaron su líneas con algunos cambios significativos (la cabeza de Esparcia no descansa), se observó un enroque defensivo con un eje central formado por José Luis-Ángel Mascagni, desplazando a Leo a un lateral; y en el opuesto Tony Medina. Pasando Benito a un emplazamiento de centrocampista, en el que se sintió cómodo, y estuvo resolutivo y batallador. Con este armazón defensivo, que se convirtió en la línea Maginot de los locales, un grupo heterogéneo de jugadores para el centro (Esparcia no daba abasto en los cambios. Llegó a plantear el cambio de Aurelio por Peña ¡estando los dos en el banquillo!) y Julián y Esteban Jr, en punta, los albaceteños comenzaron a confiar en sí mismos y plantaron cara a los ciudadrrealeños, formados con un conjunto más joven y por ende más veloz.

La efectividad realizadora de los locales fue elevada en relación a las ocasiones de gol que crearon, lo que les permitió mantener una diferencia en el marcador que redundó en un juego más sereno y ordenado y motivo de mayor concentración; ante la constante amenaza de los visitantes en su irrenunciable empeño de remontar el resultado.

Victoria ¡al fin! de los de Albacete, que les permite comenzar con optimismo la temporada, superando la pretérita escasez de triunfos ligueros.