LIGA DE FÚTBOL ARQUITECTÓNICO TEMPORADA 2004-2005

2ª Jornada. 27 de noviembre de 2004

ARQUITECTOS ALICANTE C.F. 1

ARQUITECTOS ALBACETE C.F. 0

 

LIZA ENTRE IGUALES

EL TEMOR A PERDER DE LOS ALICANTINOS DERROTÓ AL DESEO DE VENCER DE LOS ALBACETEÑOS

FORMACIONES

ARQUITECTOS ALBACETE C.F.

ARQUITECTOS ALICANTE C.F.
ANTONIO JUAN FELIX
RAUL MIGUEL ÁNGEL
BECERRA ALEJANDRO
BENITO PEPE PASTOR
JESÚS SEVILLA ANTONIO JIMENEZ
MIGUEL ÁNGEL FELIPE
ÁNGEL MASCAGNI XAVI
JULIÁN PABLO
CÉSAR RAMÓN
ÁNGEL MILHOJAVIC EDU
ESTEBAN SANTI PASTOR
JOAQUÍN DAVID
EMILIO LUIS
AURELIO ROQUE
MÁRQUEZ GUSTAVO
  GINÉS
  JAVIER MARTÍN (directiva)
  RAFA PÉREZ (dique seco)
  JOSÉ GARBERÍ (dique seco)
ESPARCIA (trainer) DIEGO (trainer)

GOLES

Segunda parte

1 - 0 (m 30). Golpe franco lanzado por Xavi que, Edu, "en un escorzo elevado, a 1,5 metros sobre la línea de tierra, manteniéndose por unos instantes en el aire, giró bruscamente su tronco, con acompañamiento de la cabeza, lo que produjo el impacto deseado testa-balón. Trayectoria, a continuación, denominada históricamente cómo la parábola de Ramón, que lleva el esférico al fondo de las mallas".(Relato de Javier Martín)

ARBITRO

Dirigió el encuentro el habitual colegiado local Julián, buen conocedor del singular mundo del Fútbol Arquitectónico; por lo que no tuvo mayores dificultades para salir airoso del trance de este partido, disputado con deportividad por los contrincantes.

CAMPO Y METEOROLOGÍA

El campo central de la Ciudad Deportiva de Elche fue el escenario donde se dirimió el encuentro, que comenzó a eso de las doce y media de la mañana. La hierba natural se encontraba poco cuidada (probablemente por el exceso de uso) y presentaba numerosas calvas, demasiado riego, con un sustrato muy blando, que en las áreas de portería se convertía en barro, de lo que se quejó el portero visitante Antonio, en algún que otro desliz que tuvo en sus dominios.

Mañana soleada, con la presencia de nubes ligeras que atenuaban el efecto de la radiación solar, y una temperatura ideal para la práctica del balompié. Viento en calma.

INCIDENCIAS

En una intensa niebla, que se fue disipando gradualmente, la expedición albaceteña hizo el desplazamiento en el bus internacional de la empresa alcaraceña Javier Montoya. Vehículo de doble planta con espacios múltiples para reposo, lectura, juegos, video, etc. (Se ve que la Junta Directiva vela por el confort y la comodidad de la plantilla), por el que los viajeros campaban a sus anchas. Próximos a la ciudad de Elche, el delantero Aurelio Cantero se quejaba de un intenso dolor en la zona lumbar por lo que hubo que trasladarlo a un centro de salud en el que se quedó en observación. No abandonado a su suerte, si no que, bien acompañado por Joaquín Alcocel, el buen samaritano designado por la J.D. para este menester.

En el minuto 25 de la primera parte el cancerbero local Juan Felix, en un embate del juego, sufrió una lesión en el músculo aductor del muslo derecho. Fue sustituido por el jugador polivalente Antonio Jiménez, que mereció en esa labor de guardameta.

El equipo local estuvo arropado con la presencia en el banquillo de miembros de su Junta Directiva y de algunos jugadores que, aunque en el dique seco, no escatimaron esfuerzos para asistir en apoyo a sus colores. Mención para el histórico Rafa Pérez acompañado por su mujer Alsu, en estado de buena esperanza.

Descuelgue de numerosos jugadores, habituales en los partidos de casa, en el cuadro albaceteño. ¡Algo más de seriedad y compromiso, señores!.

TIEMPO GASTRONÓMICO

Desplazamiento de unos 5 km en dirección hacia Alicante, hasta llegar a Torrellano y al popular restaurante Casa Loli, en el que se celebró el "tercer tiempo" Se sirvieron entrantes con sabor mediterráneo; y de plato fuerte: sinfonía gastronómica interprovincial de paella alicantina y gazpachos manchegos. Todo regado con un buen caldo (tinto Añares). Regocijo entre los comensales por el equipo cosmopolita de camareras que sirvieron el ágape. Fueron una alegría para sus ojos, ¿eh? Ángel Milhojavic.

COMENTARIO

Antes de iniciarse el encuentro, en el vestuario visitante se produjo una situación de hilarante perplejidad cuando el mister Esparcia comunicó la alineación de salida en la que estaba incluido el centrocampista Blas, que no formaba parte de la expedición. ¡Esas neuronas!

Los fantasmas de las derrotas cosechadas por los dos equipos la pasada temporada ulularon al comienzo del partido, y el juego timorato se desarrolló a ritmo contenido y de tanteo. Pronto comenzaron los manchegos a estirarse por las bandas con rápidas penetraciones de Márquez y Julián que produjeron muy buenos servicios al centro del área contraria con los que el delantero centro Esteban, una y otra vez, no llegaba a conectar. Esta esterilidad de juego - ¡el que perdona, pierde! - hizo que los locales fuesen más osados y avanzaran sin temor al asalto de la portería contraria, que a punto estuvieron de perforar en varias ocasiones, si no hubiera sido por la mala puntería de sus delanteros. Los albaceteños se ofuscaron en un juego unidireccional, cada uno a su aire, repitiendo tozudamente la misma jugada.

Aparecieron en el campo Aurelio y Joaquín, superada la revisión médica, y se incorporaron al banquillo.

La segunda parte, que el mister Esparcia aprovecha para efectuar sus cambios "contemporizadores" fue equilibrada y el juego se localizó en la mitad central del campo sin que se llegasen a crear ocasiones de peligro, hasta que se produjo el inesperado gol alicantino. Entonces los albaceteños, que no se consideraban acreedores de la derrota, se enardecieron y buscaron con ahínco la igualada. Pero ya era tarde para ese empeño y las fuerzas no conectaron con las ideas.