LIGA DE FÚTBOL ARQUITECTÓNICO TEMPORADA 2003-2004

3ª Jornada. 17 de enero de 2004

ARQUITECTOS ALBACETE C.F. 1

ARQUITECTOS TOLEDO C.F. 5

RECITAL DE FÚTBOL DEL EQUIPO DE TOLEDO EN ALBACETE

JUVENTUD Y VELOCIDAD TOLEDANAS VERSUS VETUSTEZ Y PARSIMONIA ALBACETEÑAS

FORMACIONES

ARQUITECTOS ALBACETE C.F.

ARQUITECTOS

TOLEDO C.F.

ANTONIO AROCA MIGUELITO
PEPE MASCAGNI CHOCO
BECERRA CARNICERO
ÁNGEL MASCAGNI VELA
LEO EMILIO
JESÚS MORAGA CÉSAR
JESÚS SEVILLA MAY
BLAS MALIN
JOAQUÍN RESUELA
JULIAN MONTY
ESTEBAN FERNANDO
EMILIO JORGE
ÁNGEL MILHOJAVIC EUSEBIO
TOMÁS  
AGUSTÍN ESPARCIA (TRAINER) PEPE HEREDIA (TRAINER)

GOLES

Primera parte:

0 - 1 (m 5). Rápida penetración de Monty por la banda izquierda, desbordando a la defensa; centro medido que Resuela aprovecha para enviar el balón a las mallas..

Segunda parte:

1 - 1 (m 2). Tremendo disparo de Julian, desde el círculo central, que sorprende al portero toledano

1 - 2 (m 15). Centro de Resuela al segundo palo que Fernando cede atrás para que Monty ejecute el gol que daría ventaja a Toledo

1 - 3 (m 22). Inteligente servicio de May que es aprovechado por Monty obteniendo un gol de excelente factura.

1 - 4 (m 32). Rapidísimo contraataque, en pleno festival de los de Toledo, con pase de Monty a May, quién remata a placer.

1 - 5 (m 37). Nueva penetración por la banda, en jugada muy ligada, desbordando a la defensa albaceteña, con centro al segundo palo, que es ejecutado por Fernando

ARBITRO

Dirigió el encuentro el colegiado Miguel Ángel Palacios; no sin antes, con los dos equipos formados, hacerse esperar un buen rato para aparecer en el terreno de juego, ¡tan campante!.Una vez más, puso de manifiesto su profundo conocimiento de los entresijos del fútbol arquitectónico, dirigiendo el encuentro con resolución y solvencia.

CAMPO Y METEOROLOGÍA

La buena sintonía que la directiva del Club ha establecido con los gerifaltes del I.M.D., amén de la seriedad de la competición, facilita que el equipo pueda disputar, últimamente, los encuentro en el estadio José Copete; aunque, eso sí, a horas intempestivas (se inició el encuentro más allá de las dos de la tarde). La hierba artificial estaba en buen estado, a pesar de lo machacado a partidos que está este campo. El césped artificial de última generación es un primor.

El sol lució a raudales durante todo el tiempo de juego, con una temperatura, impropia de la estación que corre, que hizo sudar a más de uno a pesar del poco esfuerzo realizado.

Espectadores: Los de los dos banquillos. ¡A esas horas!

GASTRONOMÍA

Cambiados de indumentaria, cerca de las cuatro de la tarde, los dos equipos se desplazaron al Hotel Universidad,(¡menos mal que está próximo al estadio!), donde, a mesa puesta, dieron cuenta de un variado y selecto menú, en el que destacó cómo plato fuerte unas judías con perdiz que colmaron las ansias de los comensales. En ambiente distendido y amena conversación cumplieron el tercer tiempo del encuentro con despedida cordial al equipo visitante.

COMENTARIO

El veterano y pundonoroso jugador local Pepe Mascagni, formó parte de los convocados después de una larga convalecencia, salió de titular y ahí lo mantuvo el mister durante todo el encuentro(?). Se quejó airadamente de la superioridad de los toledanos y pilló tal cabreo, que renunció a compartir mesa con la concurrencia (Pepe, eso no está bien).

Ligero desconcierto en los prolegómenos del partido por la intromisión del mister Esparcia en labores de intendencia: se hizo con las llaves de los vestuarios, acomodó con diligencia al equipo visitante y tuvo a los suyos despistados y deambulando; lo que provocó una reacción iracunda en el capitán del equipo albaceteño (Paciencia, Angel Milhojavic, todos llegaremos a mayores, D.m.).

Centrándonos en el juego, el equipo de la Ciudad Imperial se posicionó en el rectángulo verde como si de un campo de batalla se tratara, con orden disciplina, controlando toda su extensión y con una apariencia de poderío que al final se puso de manifiesto. Los del llano, salieron encogidos, tímidos y con apariencia de desconfiar de sus propias fuerzas. A pesar de ello, el balón rodó a uno y otro lado de la línea divisoria; eso sí, con diferente manejo y velocidad según estuviese en las botas de unos u otros, llegándose al descanso con mínima ventaja de los visitantes.

Nada más comenzar el segundo tiempo, se produjo el bombazo albaceteño, Julián, viendo al guardameta contrario adelantado, empalma un tremendo trallazo desde el círculo central que deja con la boca abierta a todos, cuando ven el esférico dentro de las mallas. Pero esto fue el sueño de un instante de esperanza.

Espoleados por el aguijón del gol del empate, los toledanos pusieron en marcha el engranaje sincronizado de su maquinaría; y empezó a brotar por sus toberas lo más depurado del fútbol arquitectónico que son capaces de crear: control, velocidad, precisión, contundencia, anticipación; fueron virtudes balompédicas que les llevaron a conseguir una cadena de goles, que se quedó corta en eslabones. Entretanto los locales, no acertaban a detener la avalancha que se les venía encima, con la "colaboración" del mister Esparcia al desatar su incontinencia a efectuar cambios dislocadores, que traía loquitos a los suyos, sin saber por donde ni como neutralizar el juego contrario.

En fin, que como dice el himno albaceteño, juventud y veteranía deben luchar juntas, su enfrentamiento produce resultados muy desiguales.