LIGA DE FÚTBOL ARQUITECTÓNICO TEMPORADA 2003-2004

2ª Jornada. 29 de noviembre de 2003

ARQUITECTOS CIUDAD REAL C.F. 2

ARQUITECTOS ALBACETE C.F. 2

TABLAS, PERO NO EN DAIMIEL, EN EL DERBY DISPUTADO EN PUERTOLLANO

REMONTADA DE LOS ALBACETEÑOS EN LA SEGUNDA PARTE

FORMACIONES

ARQUITECTOS ALBACETE C.F.

ARQUITECTOS CIUDAD REAL

ANTONIO AROCA JUANRA
PEPE MASCAGNI CARLOS
BENITO MANOLO
ÁNGEL MASCAGNI PASCUAL
LEO JUAN
JESÚS MORAGA COELLO
CÉSAR EUGENIO
BLAS BERNALTE
JOAQUÍN NANO
JOTAJOTA DAVID NAVAS
AURELIO PEDRO NAVAS
EMILIO JESÚS PABLO
ÁNGEL MILHOJAVIC DAVID
AGUSTÍN ESPARCIA (TRAINER) ELOY
  SANTI OCAÑA

GOLES

Primera parte:

1 - 0 (m 20). Santi Ocaña empalma un potente disparo desde fuera del área que se estrella contra el larguero, con rebote rabioso, que el arbitro estimó dentro de la línea de portería.

2 - 0 (m 35). Saque de esquina que deriva en barullo dentro del área, y David Navas, muy astuto él, acierta a meter el balón en el recinto mallado.

Segunda parte:

2 - 1 (m 4). Templado saque de esquina de César que se le escapa al portero, y Jotajota, que estaba a la que salta, empuja el balón a las mallas.

2 - 2 (m 39). Otra vez César, lanza un intencionado saque de esquina a media altura, que Jotajota, bien colocado, acierta a conectar un magistral testarazo que pone la esfera poligonada en la red.

ARBITRO

Dirigió el encuentro el colegiado Rodríguez Torrico, que demostró una excelente forma física (corría más que los jugadores), siguió el juego muy de cerca y lo interrumpió cuando fue necesario. Se mostró condescendiente con los "bocazas" habituales.

CAMPO Y METEOROLOGÍA

Se disputó el encuentro en el complejo polideportivo Sánchez Menor, en el último campo de hierba artificial, construido recientemente sobre una superficie residual, que ha dado como resultado una cancha caracterizada por su angostura, que obliga a un juego constreñido ( cinco metros más a cada lado, le vendría bien). La superficie se encontraba blanda y húmeda, propiciando comodidad y rapidez en el juego.

Durante todo el encuentro el cielo estuvo cubierto y grisáceo, aunque la temperatura fue agradable y adecuada para la práctica del balompié. No hubo lamentos al respecto.

Espectadores: Los de los dos banquillos.

GASTRONOMÍA

Al concluir el encuentro, y después de una batida por los alrededores del estadio para localizar al autobús (el conductor alcaraceño estaba "sobando"), los dos equipos se trasladaron al afamado y concurrido Restaurante Dacho, en el centro de Puertollano, donde los anfitriones, como es costumbre en ellos, habían preparado un menú a la carta de proporciones prenavideñas, que dejó ahítos a todos los comensales; el solomillo relleno, con miel de la Alcarria, tuvo mucho éxito. En el momento oportuno los vendedores de participaciones de lotería se lanzaron con decisión (destacando Emilio por su anticipación) a ofrecer su mercancía, que fueron colocando a diestro y siniestro entre la concurrencia. En los postres, el mister Esparcia, cómo suele ser habitual, dirigió (sotovoce) unas palabras a los ciudadrealeños que fueron prácticamente ininteligibles. ¿Les felicitaría la Navidad?.

COMENTARIO

Cómo era de esperar hubo espantada de los "incondicionales en casa" de la plantilla albaceteña, para viajar a Ciudad Real; por lo que, se desplazaron los justitos para hacer frente al compromiso liguero. Con parada obligada en Munera para reponer fuerzas (el tesorero del Club se "estiró" un poquito en la "convidá").

A la hora fijada por el baranda local Jesús Pablo, los dos equipos estaban formados para disputar los puntos en liza. La contienda comenzó con la escuadra visitante algo encogida, ¡aunque habían realizado ejercicios de estiramiento!, quizá por falta de confianza en sus propias fuerzas; lo que propició a los locales expandirse con desenvoltura a lo largo y ancho (poco) del terreno de juego, creando alguna que otra ocasión de gol, que materializaron en dos ocasiones.

La incorporación al juego de los baluartes albaceteños Benito (que andaba algo tocado) y Ángel Milhojavic, fortaleció sobremanera la línea medular visitante, creando un reequilibrio de fuerzas, que se puso claramente de manifiesto en la segunda parte con la obtención de un tempranero gol y la sincronización de todas las líneas de los visitantes que controlaban el juego y generaban una tras otra ocasión de peligro en el área local, dando su fruto casi al final del encuentro con la obtención del gol del empate, en un excelente cabezazo de Jotajota, que vino a compensar su persistente acoso a la portería contraria. Empate final que dejó conformes a todos (no tanto a Jesús Pablo que se desgañitaba riñendo a los propios), visto lo realizado por los contendientes en cada una de las partes.